Enfoque abolicionista

Nota:

Al momento de crear esta página era fuerte seguidor del enfoque Abolicionista a los Derechos de los Animales del Profesor Gary L. Francione. Hoy en día no lo sigo tanto, pero creo que gran parte de sus ideas siguen vigentes, y por eso mantengo esta página.

Si querés conocer más sobre el enfoque Abolicionista a los Derechos de los Animales, visitá el sitio web oficial en inglés del Profesor Gary L. Francione (AbolitionistApproach.com), o las traducciones autorizadas por el autor para Ana María Aboglio y para su publicación en el Centro de estudios para la teoría y práctica de los Derechos Animales (www.anima.org.ar). Este enfoque a los derechos de los animales cumple las siguientes características:

Promueve la abolición de la explotación animal y rechaza la regulación de la explotación animal.

Está basado sólo en la sintiencia del animal y en ninguna otra característica cognitiva.

Toma al veganismo como base moral en su posición con respecto a los derechos de los animales.

Rechaza la violencia y promueve activismo en forma de educación vegana no violenta y creativa.

Los Seis Principios del enfoque Abolicionista de los Derechos de los Animales

1
El enfoque abolicionista a los derechos animales mantiene que todos los seres sintientes, humanos y no humanos, tienen un derecho: el derecho básico de no ser tratado como la propiedad de otros.
2

Nuestro reconocimiento de ese derecho básico significa que debemos abolir, y no meramente regular, la explotación animal institucionalizada-porque asume que los animales son la propiedad de los humanos.

3

De la misma forma en que rechazamos el racismo, el sexismo, la discriminación por edad y el heterosexismo, rechazamos el especismo. La especie de un ser sintiente no es más razón para denegar la protección de este derecho básico que la raza, sexo, edad u orientación sexual es razón para denegar pertenencia a la comunidad moral humana a otros humanos.

4

Reconocemos que no vamos a abolir de un día a otro el estatus de propiedad de los no-humanos, pero sólo apoyaremos aquellas campañas y posiciones que explícitamente promuevan la agenda abolicionista. No apoyaremos posiciones que requieran supuestamente “mejorada” regulación de la explotación animal. Rechazamos cualquier campaña que promueva sexismo, racismo, heterosexismo u otras formas de discriminación hacia los humanos.

5

Reconocemos que el paso más importante que alguno de nosotros puede tomar hacia la abolición es adoptar un estilo de vida vegano y educar a otros acerca del veganismo. El veganismo es el principio de la abolición aplicado a la vida personal de uno, y el consumo de cualquier carne, ave, pescado, huevo o lacteo, o la vestimenta o uso de productos animales, es inconsistente con la perspectiva abolicionista.

6

Reconocemos el principio de no-violencia como el principio que guía al movimiento de derechos animales. La violencia es el problema; no es ninguna parte de la solución.